Se disparó índice de ajuste de nuevos créditos hipotecarios

280

Los nuevos créditos hipotecarios que lanzará el Gobierno podrían incluir a partir de ahora un ajuste demasiado volátil y riesgoso para los argentinos que se animen a tomarlos. Ayer se supo que el índice de costos de la construcción (ICC), que mide el Indec y que determinará muy probablemente el valor de las cuotas de este tipo de préstamos, se disparó un 9,1% sólo en abril, acumuló un avance del 14,7% en lo que va del año y superó ampliamente a todos los índices de precios de la economía local.

Significa que, si se repitiera en el futuro -como se ve en series históricas más largas sobre el mismo indicador-, este efecto estacional podría tener un fuerte impacto en la capacidad de pago de los tomadores de los nuevos créditos para la vivienda que lanzó el Gobierno. Esto sucederá si prospera en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que ya recibió este miércoles media sanción en el Senado nacional: de acuerdo con éste, la Unidad de Vivienda (UVI) que ajustará las cuotas mensuales de los nuevos hipotecarios estará determinada por el ICC -que refleja el incremento de los costos de la construcción-, en lugar de por el CER (el Coeficiente de Estabilización de Referencia), un indicador que mide el Banco Central y replica directamente la evolución de los índices de precios minoristas.

La diferencia entre las dos indexaciones arroja dos datos que preocupan. El primero: la suba acumulada del ICC fue cercana al 15% en apenas cuatro meses y ya supera la evolución del CER para el mismo período, que se ubicó debajo del 13% (esto, vale aclarar, porque ante la falta de índice de precios nacionales el Ministerio de Hacienda resolvió, en algunos meses, considerar la inflación de San Luis en lugar de la de Ciudad de Buenos Aires). El segundo: la fuerte volatilidad y estacionalidad que parecen caracterizar al ICC, año a año, volvió a quedar confirmada en este último mes con un salto del 9,1%. Particularmente en esta época, este índice se ve afectado por el cierre de las paritarias de la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra), que impulsa de un momento a otro los salarios de los trabajadores del sector y, por ende, los costos de la mano de obra. El nivel de sueldos es uno de los los tres componentes principales de este indicador. Según el informe difundido ayer por el Indec, la mano de obra se encareció en abril un 15% (50 veces más que lo que sube mensualmente); los materiales subieron un 2,1% y los gastos generales, un 6,4%.

De estar vigente el nuevo mecanismo de indexación para los créditos hipotecarios, sancionado ya en el Senado, el efecto se hubiera notado con fuerza en el valor de las cuotas. Esto, sencillamente, porque la UVI se hubiera ubicado a $ 15,67 en lugar de los $ 14,78 actuales. De esta manera, quien hubiera estado pagando a fin de abril una cuota de $ 1.000 (69,6 UVI’s), hubiera pasado a abonar 90 pesos más (en total: $ 1.090). Si, en cambio, el ajuste se hubiera realizado con el CER, como sucede hoy, la cuota hubiera quedado en $ 27 más ($ 1.027). Las cifras despiertan la atención en un sistema financiero que conoce múltiples historias con finales poco felices, y no tan lejanas.

Compartir