Publicado el

Condenaron a dueños de un departamento, tras muerte de inquilinos por desperfecto en calefón

Condenan a dueños de departamento por desperfecto en calefon

Alquilaron en la Costa y murieron por inhalar monóxido de carbono: tras 11 años, condenaron a los dueños del departamento.

Se trata de una pareja que alquiló la vivienda en San Bernardo en 2006. En un juicio civil condenaron a los propietarios y al consorcio, pero absolvieron a la empresa de gas.

Once años para dictar una sentencia. Ese fue el tiempo que tardó la Justicia para condenar a los dueños de un departamento de la ciudad bonaerense de San Bernardo y al consorcio del edificio por la muerte de un joven y su novia tras inhalar monóxido de carbono. Esto, a pesar de que las pericias demostraron que el calefón de la vivienda (causante de la tragedia) no había recibido el mantenimiento correspondiente durante mucho tiempo y que la ventilación del edificio no cumplía con las obligaciones legales. Luego de varias idas y vueltas, finalmente el Juzgado Civil Nº 2 de Capital Federal determinó que tanto los propietarios como el consorcio tuvieron responsabilidad en el hecho y ahora deberán indemnizar a la hija del joven muerto y a los padres de la pareja.

La pareja firmaron un contrato para pasar el ultimo día del año 2005 y la primera quincena del 2.006, en un departamento del reconocido edificio Atlántico IX, en el piso 8. Ellos eran de Lugano y los dueños del departamento también. Así fue que se conocieron. En ese contrato figuraba que se entregaba el departamento en perfectas condiciones. Se hizo un inventario y dentro de eso, estaba el calefón.

Entre el 2 y el 3 de enero sucedió lo peor: la pareja murió por inhalación de monóxido de carbono. Natalia se descompuso dentro de la ducha y Leonardo poco después, mientras intentaba socorrerla. La autopsia reveló que la pareja perdió la vida en solo ocho minutos. Los cadáveres fueron encontrados el 6 de enero tras un llamado de los vecinos que notaron un fuerte olor que salía del departamento ubicado en el piso 8.

Las pericias determinaron que las llaves de paso estaban rotas, que la cocina liberaba gas, y que las ventilaciones estaban ubicadas en lugares donde no permite el paso de aire, ya que una daba a un pasillo y la otra a un taparrollo sin salida al exterior. Además el resultado de la pericia criminalística fue contundente ya que describió lo prolija que era la pareja, que no había signos de ningún tipo de otra intoxicación y que no había dudas de la causal de la muerte. Como así también se detectó un 99,99% de monóxido de carbono en sangre. Se estableció también que el radiador del calefón estaba tapado de hollín, el codo estaba 90 grados cuando debería estar a 45, lo que impedía la salida de gas al exterior. Estaba al máximo pero apagado. El monóxido de carbono consumió todo el oxigeno y apagó la llama.

Descubrieron que las ventilaciones estaban colocadas de manera artificial, no tenía salida al exterior y la llave de gas estaba rota. La válvula de gas estaba también en mal estado e incluso los peritos de gas de la compañía fueron y no analizaron la escena porque los aparatos no estaban bien y corrían riesgo de vida. Por estos problemas estructurales es que el consorcio también fue hallado culpable.

La sentencia del Juzgado Civil Nº 2 no emitió ninguna pena contra la empresa Gas de la Costa, la compañía que suministra el servicio, ni contra la aseguradora Federación Patronal Seguros S.A. De hecho fue absuelta a pesar de que, según la querella, prestaba el servicio sin estar dadas las normas de seguridad para hacerlo.

Incluso, a partir de este hecho comenzaron a realizar instalaciones nuevas e inspecciones en los departamentos y casas del distrito. Ante esta decisión, la abogada anunció que apelará la sentencia. El fallo aclara que “la empresa prestataria realizó los controles reglamentarios”, ya que “controló la instalación de gas del edificio incluyendo un cambio de cañería en el año 1996”.

Sin embargo, la abogada querellante Huczek aseguró que existen pericias que afirman que la responsabilidad es de la empresa por brindar gas cuando las condiciones de la instalación no eran las que corresponden, tanto en el conducto interno de gas, como en en el colectivo.

Fuente: Infobae